Departamento de Electrónica y Tecnología de los Computadores

Universidad de Granada

Ergonomía para Estudiantes Universitarios



Uso de las Sillas y las Pantallas

Cada día más, el paso por la universidad de los alumnos deja más flecos pendientes en la formación integral del alumnado. Ya en el siglo 21, muchos de mis alumnos no saben sentarse en una silla, otros desconocen para que sirve el respaldo y otros nunca han ajustado los 3 o 4 puntos de ajuste que se encuentran en las sillas que tienen para su uso en los laboratorios. Con ello, su productividad ya baja de por sí, se hace menor en el trascurso de las horas que pasan realizando una actividad.

Si ese fuera el único problema, estaríamos salvados, pero ellos deben controlar en las empresas que los subordinados trabajen, y lo más importante, produzcan, pero con una mala postura, la productividad seguirá siendo el pecado nacional por mucho tiempo.

Con estas notas, invito a todos los alumnos que pasen por mis manos a dejar constancia de que alguna vez leyeron estas reflexiones y que aprendieron aunque sea durante poco tiempo antes de sepultarlo en el olvido, cómo se debe sentar un buen usuario de una silla. Este comentario es triste pero en el siglo 21 quedan muchas cosas por aprender aunque como nos dicen los orientadores, todo está en internet..... Pues aqui está otra vez, Internet con la información.... pero hay que leerla e interiorizarla. Ojalá que pronto, por llevar en un USB stick los PDF en el bolsillo, todo el conocimiento que portan entrara por ósmosis al interior más profundo del portador. Pero va a ser que no !!! Y aunque sea triste, y primitivo, tendremos que seguir leyendo en papel y tomando notas para aprender a hacer algo tan sencillo como sentarse en una silla.

Si con estos comentarios, conseguimos que los alumnos universitarios aprendan a sentarse en una silla en sus 4 o 6 años de estudios, estamos más que satisfechos. Queden estas plegarias al todopoderoso en el deseo hecho realidad de que mis alumnos se sienten correctamente en una silla, y que corrijan a los que puedan para hacerlo bien.

 

La voz, ¡ hay que cuidarla también

Huelgan los comentarios a la importancia de la voz, pero tenemos que cuidarla todos. Muchas veces las prisas nos evitan ser conscientes de que como cualquier recurso natural no es infinito y se agota. Queda aquí este documento facilitado por los compañeros del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, que sirva para tenerlo presente en las interminables sesiones de trabajo.

Cíta célebre:

Visitas:

 

ugr   ugr   ugr